Trolls de Internet

El artículo Trolls de Internet de Timothy Campbell es sumamente interesante para cualquier internauta, incluso de los que se limitan a navegar de vez en cuando o a escribir unas líneas en su blog personal. Leerlo apenas toma siete minutos, y ahora que ya está disponible en castellano, su lectura es prácticamente obligada.

Ahora y siempre: Please don’t feed the troll!

9 comentarios en “Trolls de Internet

  1. Muy bueno el artículo, en general. ¿Por qué no traducir: trolls son quienes… y ahorrarse la discriminación por género y el establecer leyes generales a través de impresiones sunjetivas (y poco relevantes, además)?

    Lo que me ha parecido desafortunado es la comparación con la radio, muy superficial, innecesaria y un tanto inexacta. Las frecuencias de radio están limitadas a determinada franja por una decisión política, no por una necesidad física: sería perfectamente posible ampliar las frecuencias disponibles hasta alcanzar cotas de libertad similares a la Red. Tampoco sé hasta qué punto es productivo ofrecer así de acríticamente la administración y el control de los medios a instituciones cuyos intereses bien pueden volverse contra la libertad de expresión.

  2. Muy bueno, hace tiempo que estaba bustando un texto asi para instruir a algunas personas.
    Una cosa, tenes un pequeño error ortografico. Al final escribiste sonsisa en lugar de sonrisa

    Saludos

  3. es una realidad, en muchos foros se ve ese fenomeno, un algo casi imposible de suprimir, el texto esta bastante bueno para instruir a los usuarios que no den mas importancia al conflicto que estos quieren generar.

    saludos

  4. David: en el original inglés ya hacía la distinción de género. Y creo que tiene razón, y que la mayoría de los trolls son varones.
    En el tema de la radio sí que estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Ariel: gracias por el aviso, ya lo corregí.

  5. ¿Realmente escribí impresiones suNjetivas? Teclado traidor…
    No dudo que el original indicara que los trolls suelen ser hombres, pero no deja de ser una percepción subjetiva que no me parece pertinente y, puestos a cambiar lo de la radio, yo purgaría también la disgresión sobre el sexo de los trolls.
    Te salió un lector chungo, ya lo ves.

  6. Imagínate que en vez de irse el dedo hacia la derecha (la N) se hubiera ido hacia la izquierda (la V). Eso sí que sería embarazoso 😉

    Desgraciadamente este texto ostenta un copyright restrictivo (para traducirlo y publicarlo aquí solicité la autorización expresa de su autor), por lo que no puedo modificarlo 🙁

    A lo sumo podría añadir una N. del T. indicando mi desacuerdo con sus apreciaciones sobre la necesidad del control estatal del uso del espectro radiofónico.

  7. No puedo creer que seas tan ignorante, internet trae tantas cosas buenas como malas, decir que un troll es el culpable de que algunos infelices faltos de autoestima no puedan vivir sus vidas es simplemente una falacia, no se puede gritar fuego en un teatro? internet no es un maldito teatro, las reglas para el uso de internet no estan diseñadas, pero es peligrosisimo que gente como tu tenga un espacio para escribir una pagina y diga semejante estupides y la gente crea que como esta escrito en una pagina es verdad y actue en consecuencia. Y para que te calmes te digo, internet o los chats se van a ver tan afectados por los troll como las salas de cine por las falsas alarmas de incendio a nivel mundial. Espero que los troll disfruten internet, se descarguen, acaben un poco con algunos valores tontos de la sociedad y pongan a pensar a algunas personas porque obviamente gente como tu prefiere insertar tus propias ideas en el cerebro de los demas como verdades absolutas.

  8. Buen articulo el de los trolls. Por ser tan comunes (y tan similares entre si que son faciles de clasificar como una especie) ya son un fenomeno, y seguramente revelan patrones psicologicos cuyo analisis, tambien estoy de acuerdo, mejor se los dejamos a los profesionales.

    PD: Disculpen la falta de tildes, problemas de teclado.

Los comentarios están cerrados.